Category Archives: Espanol

CÓMO EMPIEZA TODO LO BUENO

(Undécimo Domingo de Tiempo Ordinario)
Domingo, 17 de junio de 2018

Para conseguir todo lo bueno que quieras, empieza con una pequeña semilla. 
Es decir, empieza practicando cosas  simples como el respeto y la comprensión; elementos que están en marcado contraste con los elementos que utiliza el mundo: Conflicto y poder.

Ellos plantan la semilla de la unidad

El respeto y la comprensión mutua te unirán a los demás, mientras que el poder y el conflicto te separarán. La unidad produce vida, mientras que la división produce destrucción.
La verdadera prosperidad está basada en la capacidad de los hombres para unificarse, mientras que en un mundo dividido en grupos antagónicos, aun cuando la presencia de la riqueza da la ilusoria impresión de que hay prosperidad, los únicos prósperos son los poderosos, en detrimento de los débiles.

La semilla del trigo creció

Lo bueno “es semejante a una semilla de mostaza; al sembrarla, es la más pequeña de todas las semillas que se echan en la tierra, pero una vez sembrada, crece y se hace más grande que todas las plantas del huerto” (Marcos 4:30-32).
Para poder vivir en prosperidad (material y espiritual), todos nosotros hemos de  tener la oportunidad de plantar las semillas de lo bueno.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

NO TE DESTRUYAS

(Décimo Domingo de Tiempo Ordinario)
Domingo, 10 de junio de 2018.

Si no quieres destruirte, vive en paz con tus semejantes.

La paz te da vida

Cuando nos separamos en grupos antagónicos, traicionamos a nuestra propia naturaleza humana, en tanto que el antagonismo confronta al hombre contra el hombre.  Cuando los miembros de la raza humana se confrontan los unos contra los otros, ponen en peligro su propia existencia.
La existencia de la raza humana depende de su unidad e indivisibilidad.  La existencia de grupos antagonistas significa lo opuesto. Para sobrevivir, los seres humanos tienen necesariamente que aspirar a la vida no a su propia destrucción.

El antagonismo destruye

“Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir. Si una casa está dividida contra sí misma, esa casa no podrá subsistir” (Marcos 3:24,25).
Desde que la humanidad se dividió en grupos antagonistas, su existencia quedó en peligro por cuanto los hombres divididos contra sí mismos no pueden subsistir. Los hombres han de restaurar la unidad que es el estado de vida normal entre ellos. La humanidad tiene la responsabilidad de retornar a su estado primordial de común unidad (comunidad humana universal), al estado de unidad que Dios creó.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

UNIDOS POR EL CUERPO Y LA SANGRE

(El Cuerpo y la Sangre de Cristo)
Domingo, 3 de junio de 2018.

Dios hizo el gran esfuerzo de hacerse hombre porque quiere unirse a nosotros y hacerse como nosotros. Ahora, nos corresponde hacer todo el esfuerzo posible de nuestra parte para que hacernos como Dios. Para que nosotros podamos hacer eso, Dios tomó nuestro cuerpo y nuestra sangre.

Tu esfuerzo te lleva a Dios

Cuerpo y sangre son elementos biológicos comunes a todo ser humano. Al hacerse un ser humano en Cristo Jesús, Dios tomó nuestro cuerpo y sangre, y así él entró en comunión con nosotros. Ahora nos toca responder a Dios transformando nuestro cuerpo y nuestra sangre en su Cuerpo y su Sangre. Por el esfuerzo que hagamos en esa tarea entraremos en “común unión” con él.

 

De la misma manera en que nuestros padres biológicos nos dan su cuerpo y sangre, así también Dios nos da su Cuerpo y su Sangre. Y así como nosotros colaboramos con nuestros padres protegiendo la vida que de ellos hemos recibido, así también nosotros colaboramos con Dios protegiendo la vida que él nos da por medio de su Cuerpo y de su Sangre.

Te invito a recibir mi Cuerpo y mi Sangre

Además de darnos su Cuerpo y su Sangre, Dios nos da también a toda la humanidad para que la transformemos en su Cuerpo y su Sangre.
Una vez que hayamos dado a la humanidad el Cuerpo y la Sangre de Dios, entonces podremos estar seguros de que hemos entrado en comunión (común unión) con Dios y con nuestros semejantes.

(Por Jesús Diez Canseco)

SIN OCULTAR NADA

(Santísima Trinidad)
Domingo, 27 de mayo de 2018.

La Trinidad es el modelo perfecto de la interacción franca y sincera: Es la interacción de tres Personas que no ocultan nada entre sí, que son sinceras entre ellas, que se dan vida mutuamente. Ese tipo de interacción es el que toda la humanidad debe seguir.

No se ocultan nada

Todos estamos llamados a ser parte de la Trinidad: Hagan “discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19). Esta es una invitación a que todos vivamos de la misma manera en que viven el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, manteniendo nuestra individualidad y compartiendo una sola e indivisible naturaleza con todos.

 

Quien ignora la pobreza atenta contra la Trinidad

El mundo oculta sus acciones divisivas
Las divisiones entre los seres humanos causan tanto daño que los que las fomentan tienen que recurrir a ocultarlas a toda costa. Una manera de fomentar las divisiones es ocultando el hecho de que todos los seres humanos son iguales en virtud de que la naturaleza humana de ellos es una.

 

La Trinidad es una forma de vida a la que ha de aspirar toda persona
La Trinidad vive en todo aquel que no oculta nada ante sus semejantes, vive en toda persona que promueve la unidad, la igualdad y la paz, es decir, vive en todos aquellos que, de manera abierta, dan testimonio de la unidad de Dios ante los ojos de la humanidad.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

LA VERDAD Y EL ABSURDO

(Domingo de Pentecostés)
Domingo 20 se mayuo de 2018

La verdad dicta que todos los seres humanos somos uno por naturaleza. Si no lo fuésemos, cada ser humano tendría una naturaleza distinta a la de los demás. Es eso es el absurdo.

Todos somos uno

Más aún, nosotros los humanos, somos la imagen y semejanza del Dios único e indivisible. Si no fuese así, nuestra imagen y semejanza sería politeísta.
Los seres humanos llegamos al absurdo cuando  quebrantamos nuestra unidad esencial mediante el establecimiento de grupos antagónicos que nos dividen, confrontan y hacen que nos destruyamos los unos a los otros, tal como ocurre cuando instituimos desigualdades económicas, diferencias sociales y barreras ideológicas, entre otras divisiones.

Que el Espíritu se pose sobre ti.

El Espíritu de Dios, siempre activo en nosotros, nos hace volver a la unidad: “Cada uno de ellos les oía hablar en su propia lengua” (Hechos 2:6). No importa cuán grande sean las multitudes de seres humanos, el Espíritu Santo que vive en nosotros siempre nos unifica, si se lo permitimos.
Es nuestra responsabilidad esforzarnos para vivir en unidad entre las personas y entre las naciones, de manera tal que seamos testigos vivientes de la unidad de nuestra naturaleza humana y de la riqueza del Espíritu de Dios que vive en nosotros. De lo contrario, terminaremos destruyéndonos unos a otros.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

LA MEDIDA DE TU LIBERTAD

(Al heroico pueblo palestino que lucha por su libertad)

RESTRICCIÓN A TU LIBERTAD
En tu lucha por la libertad no existe la libertad de abandonar la lucha.

Unidos en la libertad

SER Y COMPARTIR
Tu libertad te permitirá hacer cosas que te distingan de los demás, pero seguirás siendo igual a los demás en tanto que todos comparten la libertad que tú tienes.

NO IMPONER
Tú no puedes imponer tu libertad a los demás, ellos ya la poseen.

NO A LA EXPLOTACIÓN
La libertad te permitirá hacer todo lo que quieras, excepto explotar a los demás.

Tu libertad ilumina

COBARDÍA Y HEROÍSMO
La negativa a defender tu libertad es una señal de cobardía; tu sacrificio personal para vivir en libertad es una señal de heroísmo.

UN MISMO VALOR
Tu libertad individual vale tanto  como la libertad de toda la comunidad humana, nada más ni nada menos.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

LA MEDIDA DEL VALOR DE LAS COSAS

El creador del valor de las cosas

El trabajo del hombre es la medida del valor de las cosas. Cuando los trabajadores producen la riqueza para satisfacer sus necesidades, allí existe  la riqueza humana. Pero si los trabajadores, a pesar de producir la riqueza, son impedidos a recibir los bienes que requieren para satisfacer sus necesidades, allí existe la pobreza humana.

 

El ídolo del dinero

CULTO A LOS ÍDOLOS
En tiempos del Imperio Romano muchas personas eran arrojadas despiadadamente a los leones por negarse a rendir culto a los ídolos del poder y el dinero. En los tiempos modernos, muchas personas se arrojarían gustosamente a los leones para ganar el privilegio de rendir culto a los ídolos del poder y el dinero.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

HABLEMOS DE LA GUERRA

NO TE ENGAÑES
No hay otra manera de hacer la guerra sino matando.

LA MÁS AGRESIVA
La más agresiva de todas las guerras es aquella que alega buscar la paz.

La misión de la guerra es destruir

NO TIENES OTRA ALTERNATIVA
En tiempos de guerra, si crees en Dios, no tienes otra alternativa que orar por la paz; si no lo haces, entonces no crees en Dios.

EL PEOR SATANÁS
Una guerra recibe el apoyo del público cuando uno de los contrincantes es efectivo en satanizar al otro. Por tanto, el que sataniza es peor que el satanizado.

SIEMPRE HAY UNA EXCEPCIÓN
En toda guerra, el agresor siempre considera al enemigo como alguien tan malo que merece la muerte, excepto cuando el enemigo acepta entregar sus riquezas.

¡La bolsa o la vida!

DOS CIEGOS
Dos naciones que se preparan para la guerra son como un ciego que guía a otro ciego. Dos naciones luchando en una guerra son como un ciego matando a otro ciego.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

LA NECESIDAD DE AMAR

(Sexto Domingo de Pascua)
Domingo, 6 de mayo de 2018.

El amor no es meramente un mandamiento, sino por sobre todo, es una necesidad, la necesidad de la persona de ser imagen y semejanza de Dios, la necesidad de vivir como un ser humano que hace visible lo divino que existe en lo humano.

La belleza del amor

 

 

El amor es una necesidad porque sin él los hombres no pueden vivir en la verdad y la unidad que son propias de la vida de Dios. Sin el amor, la humanidad se destruiría a sí misma. El amor es pues el medio para mantener la integridad de la humanidad.

 

 

El amor unifica, no destruye.

 

Para amar hay dos requisitos, a saber:
1. Hemos de eliminar toda forma de destruirnos los unos a los otros. Nuestro mundo tiene necesidad de realizar esta tarea por cuanto, en nuestros días, la evidencia demuestra que los seres humanos se destruyen unos a otros – tanto individuos como naciones.
2. Hemos de promover la igualdad y la unidad entre todos, aun a costa de nuestra propia vida, pues así fue como el Hijo de Dios demostró su amor por nosotros.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

EN HOMENAJE A LOS TRABAJADORES

(Un homenaje a los ocho mártires del 1 de mayo de 1886 en Chicago)

CONCORDE CON LA NATURALEZA HUMANA
Es concorde con la naturaleza humana que toda persona, por su trabajo, alcance a poseer todo lo que le es necesario para satisfacer sus necesidades al más alto nivel requerido por su dignidad humana.

Tu trabajo ha de satisfacer todas tus necesidades

LA IGUALDAD ECONÓMICA
La lucha por la igualdad humana tiene que incluir la lucha por la igualdad económica, de otra manera la igualdad será siempre ilusoria.

TRABAJO Y RESPIRACIÓN
En un estado de unidad e igualdad, los hombres trabajan tan gozosos como gozosos respiran porque así como todos respiran, de la misma manera, todos trabajan.

EL PRODUCTO DE TU TRABAJO ES TUYO
La verdadera liberación empezará cuando recobremos lo que el capitalismo nos quitó: El derecho a tomar todo lo que nuestro trabajo produce.

Tu trabajo te dignifica

JUSTICIA LABORAL
En un estado de justicia, el trabajo de todos provee de alimentos a todos. En un estado de injusticia, el trabajo de muchos provee de alimentos a unos pocos.

 

 

(Por Jesús A. Diez Canseco)