CÓMO PUEDES SATISFACER TODAS TUS NECESIDADES

(Octavo Domingo de Tiempo Ordinario)
Domingo, 26 de febrero del 2017.

La disponibilidad (e incluso la abundancia) de recursos económicos y naturales nunca será beneficiosa para los hombres si éstos no usan tales recursos con justicia; pues la justicia es la capacidad de los hombres de relacionarse entre ellos con igualdad.
En su afán de satisfacer sus necesidades físicas, los hombres han instituido sistemas socioeconómicos los cuales, según demuestra la historia, han fracasado, por lo general, en lograr la satisfacción de las necesidades humanas con justicia y equidad.
Para realizar la justicia humana los hombres necesitan seguir el ejemplo de Dios cuya justicia es el modelo para la justicia humana y cuya meta es la plenitud de vida tanto física como espiritual. “Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con ustedes, hombres de poca fe?” (Mateo 6:30).
Busquemos “primero el Reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas [vestido, comida, casa y todo lo que necesitamos para vivir dignamente] se [nos] darán por añadidura”(Mateo 6:33). Cuando nos guiemos por la justicia de Dios, podremos alcanzar las metas de la plena satisfacción de nuestras necesidades.
Tú puedes proveer por todas tus necesidades, siempre y cuando cooperes con Dios. Ya sabe su Padre Celestial que ustedes tienen necesidad de todo eso” (Mateo 6:32).

(Por Jesús A. Diez Canseco).