CÓMO TRIUNFAR.

(Vigésimo Segundo Domingo de Tiempo Ordinario).
Domingo, 3 de septiempre del 2017.

Si quieres triunfar, has de estar dispuesto a hacer todos los esfuerzos y a pasar por todas las pruebas necesarias para conseguir el resultado victorioso que anhelas.
Asimismo, si quieres traer a Dios al mundo, has de estar preparado para tomar tu cruz (Mateo 16:24), es decir, has de estar preparado para asumir los sufrimientos que resultan de la lucha contra un mundo que lesiona los elementos básicos de la dignidad humana tales como la unidad y la igualdad. Por tanto, hay una cruz para aquellos que buscan la restauración de la unidad e igualdad.
Así como el Hijo de Dios, Cristo Jesús, sufrió “mucho de parte de los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas” (los poderes de aquel tiempo) y fue condenado a muerte (Mateo 16:21), así también los que están del lado de Dios, sufrirán a manos de los que detentan el poder del mundo, el poder que lesiona la dignidad humana e instituye la división y la desigualdad.
Para triunfar no debes caer en las mentiras de los poderes del mundo: “No sigan la corriente del mundo en que vivimos” (el mundo donde los hombres se destruyen los unos a los otros) (Romanos 12:2). “Les ruego, pues, hermanos, por la gran ternura de Dios, que le ofrezcan su propia persona como un sacrificio vivo y santo capaz de agradarle” (Romanos 12:1).
La victoria final te pertenece.
Por cuanto Dios es vida, ten presente que si  luchas del lado de Dios, esto es,  de la vida,  consiguirás la victoria para ti y para la humanidad.

(Por Jesús A. Diez Canseco).