EL MONOPOLIO DE LA UNIDAD

(El Bautismo del Señor)
Domingo, 13 de enero de 2019

La multitud se unifica

 

Ser una persona significa creer que  todos los seres humanos formamos una unidad. Si no aceptamos esto, no somos personas porque nadie desea hacerse daño a sí mismo.

 

 

Por su bautismo, Jesús revela la unidad existente en Dios, la unidad entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, es decir, tres Personas que viven en una unidad inquebrantable entre ellas: La unidad de un Dios único e indivisible. Tenemos que producir la unidad entre todos los seres humanos, de lo contrario, no creemos en Dios.

Todos entran en el círculo de la humanidad

 

Nuestro mundo se halla muy distante de ese bautismo de unidad debido a las divisiones existentes entre los seres humanos. Así como Dios se hace uno con nosotros, así también nosotros tenemos que vivir en unidad con todos.

(Por Jesús A. Diez Canseco)