EL SABIO Y EL TONTO

(Trigésimo Segundo Domingo de Tiempo Ordinario)
Domingo 12 de noviembre del 2017.

Sabio es el que aprecia el valor de la vida humana y se compromete a respetarla y protegerla.
El hecho de que toda persona ha recibido el don de la vida, nos confiere a todos la responsabilidad y el derecho de respetar y valorar la vida del nacido y del no-nacido, en toda etapa, estado y condición. Ese derecho y esa responsabilidad constituyen el fundamento de la verdadera sabiduría.
Tonto es aquel que carece de la capacidad de valorar su propia vida y la de los demás. El tonto no se preparan para la vida en todas sus dimensiones porque su interés en ella es sólo temporal y supeditado a lo que les conviene en el momento.
La sabiduría va más allá del conocimiento intelectual. La sabiduría, por sobre todo, es la capacidad de vivir en unidad con todos los hombres y con Dios, fuente y origen de la vida misma.

(Por Jesús A. Diez Canseco).