LA VERDADERA LIBERACIÓN LLEGA A TI

(Domingo de Ramos)
Domingo, 9 de abril del 2017.

A lo largo de la historia humana hay etapas en las que el hombre vive bajo la forma de un esclavo, forma radicalmente opuesta a aquella en la que fue originalmente creado.
El ser humano toma la forma de esclavo a causa de sus propias acciones u omisiones:
– Cuando impone sobre otros seres humanos formas de vida basadas en la injusticia, en la opresión, en la mentira, en la mutua destrucción.
– Cuando deja de reconocerse a sí mismo como hijo de Dios.
– Cuando rompe los vínculos de unidad, paz, verdad y mutua comprensión entre los miembros de la humanidad.
– Cuando deja de buscar el bien común.
Dios, en Cristo Jesús, viene a este mundo de esclavitud con el propósito de liberarlo, es decir, para restaurar en el hombre la “forma” original en la que fue creado. Y por cuanto Jesús vino bajo la forma de un ser humano, tuvo que tomar la forma de un esclavo, porque esclavo es todo aquel que vive en un mundo de injusticia, opresión, mentira y destrucción: Cristo “siendo de condición divina, no codició el ser igual a Dios sino que se despojó a sí mismo tomando [la] condición de esclavo. Asumiendo semejanza humana y apareciendo en su porte como hombre…” (Filipenses 2:6-7).
La liberación de la humanidad es el fruto de los sacrificios que Dios mismo hace, es la expresión del amor infinito de Dios hacia todos los seres humanos. Los esfuerzos de Dios siempre producirán la verdadera liberación en todos los aspectos de la vida humana, individual y colectiva, en cuerpo y en alma.

(Por Jesús A. Diez Canseco).