LOS REVOLUCIONARIOS DE DIOS

REVOLUCIONARIO SANTO.
Si luchas por la liberación total de tus semejantes es porque Dios vive en ti. Y si Dios vive en ti, eres un revolucionario santo.

DIOS LIBERA.
Tu unión con Dios nunca te someterá a una fe servil y ciega. Por el contrario esa unión te dará las fuerzas para que luches contra cualquier injusticia que exista en el mundo.

LA LUCHA CONTRA EL HAMBRE.
Si quieres ser eficaz en alimentar a los hambrientos, has de denunciar a aquellos cuyas acciones causan las hambrunas.

LOS REVOLUCIONARIOS DE DIOS.
Cuando las víctimas de la opresión claman al cielo por justicia, Dios recurre a aquellos revolucionarios que comprenden lo que es la justicia del cielo.

¿YA ENCONTRASTE A DIOS?
Si tu fe en Dios no te conduce hacia un choque frontal con este mundo injusto, tendrás que seguir buscando a Dios.

ACABEMOS CON LAS LEYES INJUSTAS.
Recuerda que la ley es para el hombre y no el hombre para la ley. Recuerda que la ley injusta  trae la muerte , mientras que la justicia trae la vida. Por tanto, recuerda que no te queda otro recurso sino el de eliminar la ley injusta y devolverle la vida a tus hermanos.

(Por Jesús A. Diez Canseco).