MARÍA, MODELO DE MATERNIDAD

(María Madre de Dios)
Domingo, 1 de enero del 2017.

La relación de María con su hijo es el modelo de las relaciones entre madres e hijos,y el modelo de las relaciones entre todos los seres humanos.
1. María conoce a su Hijo, se regocija en él.
María conoce a su hijo desde el momento de la concepción cuando el ángel del Señor le hace saber que el nombre del niño será Jesús, el Salvador, el Mesías. Luego, en el momento del nacimiento, María escucha nuevamente, esta vez por boca de los pastores, lo que ella ya sabía, que su hijo es “el Salvador… el Mesías y el Señor” (Lucas 2:11).
Este conocimiento que María tiene de su hijo es lo que ella guardaba y meditaba en su corazón (Lucas 2:19); este conocimiento es lo que la llenaba de regocijo. Así como María conoce y se regocija en su hijo así también nosotros hemos de conocer y regocijarnos en la grandeza de todo ser humano.
2. María cuida a su Hijo recién nacido, débil y vulnerable.
El hijo que María trae al mundo es un bebe necesitado de la protección y el cuidado de su madre. Es a este recién nacido a quien María se entrega totalmente porque todo lo que el niño pueda tener es lo que ella le puede dar. A pesar de este estado de vulnerabilidad y necesidad, María cree firmemente, porque así lo ha escuchado, que su hijo es “el salvador… el Mesías y el Señor”. Es en la pobreza, debilidad y vulnerabilidad del más indefenso de los seres humanos, donde María encuentra toda la gloria y la grandeza de Dios.
Si queremos seguir el ejemplo de María, madre, hemos de proteger y atender a las necesidades de nuestros semejantes, especialmente de los más pequeños, de los más vulnerables, de los que sufren miseria, desposeimiento, injusticia, porque es precisamente en ellos donde toma carne la presencia de Dios.

(Por Jesús A. Diez Canseco)