REGALOS DE NAVIDAD

(Natividad del Señor)
Lunes, 25 de diciembre del 2017.

Cada navidad Cristo viene cargado de regalos para la humanidad: Él trae “buenas noticias… anuncia la paz… trae la felicidad… anuncia la salvación”(Isaías 52:7). Además trae los medios apropiados para hacer realidad lo que anuncia: Él muestra el poder de “su brazo a la vista de las naciones” (Isaías 52:10).
La navidad es el regalo de salvación para un mundo oprimido por la destrucción del hombre por el hombre. Esta salvación es, sin embargo, rechazada por aquellos que se niegan a aceptar la venida de Dios a la humanidad: El “vino a los suyos, y los suyos no lo recibieron” (Juan 1: 11). Aquellos que se niegan a recibir a Dios lo hacen porque ya han recibido a los ídolos del mundo.
La navidad es el regalo que restaura el orden existente en el principio del mundo. Este es el orden existente en el principio del mundo: “En el principio… todo se hizo por [la Palabra] y sin ella no se hizo nada. Lo que se hizo en ella era la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Juan 1:1-4).
La navidad es y continuará siendo una constante invitación para que el mundo reciba el regalo de la presencia luminosa y liberadora de Dios. La navidad continuará siendo el esfuerzo incansable de Dios para restaurar la bondad que es propia de la naturaleza humana desde sus comienzos. Por eso celebramos la navidad cada año.
Aquellos que reciben el regalo de la navidad, reciben “el poder de hacerse hijos de Dios” (Juan 1:12), de convertirse en el “brazo [del Señor] a la vista de las naciones” (Isaías 52:10), de ser los portadores de la vida en el mundo.

(Por Jesús A. Diez Canseco).