Tag Archives: En tus semejantes

UNA VISIÓN DE DIOS

EN HOMENAJE A TODAS LAS MADRES
(Séptimo Domingo de Pascua)
Domingo, 13 de mayo de 2018.

El que quiera ver a Dios no tiene más que ver a sus semejantes.
Si somos capaces de ver a Dios en nuestros semejantes, jamás les haremos daño puesto que ellos son la imagen de Dios mismo.

El cariño visible de Dios

La madre ve en su hijo la imagen de ella y la imagen de Dios. Por eso  ella ama a ambos.
Una madre sabe que el amor a sus hijos es la imagen del amor a sus semejantes. Por eso, ella los cuida, los respeta, se sacrifica por ellos, vive para ellos. Esa es la imagen que Dios mismo nos da del amor divino.

 

La persona (o nación) que no ve a Dios en sus semejantes recurre a tomar tres acciones:
1. Se decide a vivir sin Dios, es decir, elimina a Dios de su vida.

Aislamiento privado

2. Reemplaza a Dios con otros dioses, a saber, el dios del poder, del prestigio, de la riqueza, de la indiferencia.

3. Se sumerge en el aislamiento, que es una manera de cubrirse los ojos para no ver el daño que causa a sus víctimas, es una manera de encerrarse en un mundo privado, con exclusión de todos los demás. El aislamiento es una manera de ser indiferente ante las injusticias que cometen los poderosos contra los desposeidos. El aislamiento es la manera más ofensiva de no ver a Dios.

¿Por qué Dios está en nuestros semejantes?
Porque Dios se relaciona con nosotros por medio de nuestros semejantes. La siguiente es la manera en que Dios se relaciona con nosotros: Se hace uno de nosotros, uno con nosotros. Por tanto, si amamos a nuestros semejantes, amamos a Dios que vive en ellos.
Saber que Dios nos ama es saber que Dios vive en nosotros: “Nosotros hemos conocido y hemos creído en el amor que Dios nos tiene” (1 Juan 4:16). Vemos a Dios no simplemente a través de nuestros semejantes sino en nuestros semejantes.
Una madre es el ejemplo del amor Dios porque él ama hasta el extremo.

(Por Jesús A. Diez Canseco)