Tag Archives: Unidad

UNIDAD, DIVINO TESORO

(Decimosexto Domingo de Tiempo Ordinario)
Domingo, 20 de julio de 2018.

Todos estamos llamados a vivir en unidad con todos.
Vivir en unidad con todos significa derribar “el muro divisorio, la enemistad” (Efesios 2:14), de manera que los que eran enemigos dejan de serlo a causa del ejemplo y del sacrificio del que fomenta la unidad.

La unidad te mira sonriendo

 

El que alcanza la unidad con otra persona consigue “crear en sí mismo, de los dos, un solo hombre nuevo” (Efesios 2:15). Así, en donde antes había dos o más, ahora hay uno.

 

 

 

Los que destruyen la unidad son los que hablando la unidad, fomentan la división.
“¡Ay de esos pastores que pierden y dispersan las ovejas de mis praderas!” A ellos dice Dios: Les pediré cuentas y los castigaré “por todo el mal que cometieron” (Jeremías 23:1-2).
Los que predican la unidad y no la viven, crean la confusión,  y toda clase de dolencias individuales y sociales.

El círculo de la unidad nunca se rompe

 

Por el contrario, el que habla de unidad y la vive atraerá a los demás y será amigo de todos. De esa manera el mundo gozará de paz y permanecerá seguro como una sola familia.

 

 

(Por Jesús A. Diez Canseco)

LA UNIDAD TE HARÁ FUERTE

EL USO INAPROPIADO DE LA FUERZA HUMANA.
En el Jardín del Edén la serpiente sembró la discordia entre el hombre y la mujer a modo de preludio a la disolución de la unidad humana y la subsecuente instalación del antagonismo social. Una vez que el hombre y la mujer se dedicaron a luchar entre ellos, ya no les sobró fuerzas para buscar la reconciliación. Desde ese entonces, el Jardín del Edén fue reemplazado por las divisiones y desigualdades que vemos todos los días en el mundo.

LA FUERZA DE LA RAZÓN Y LA RAZÓN DE LA FUERZA.
Si la lucha que conduce a la unidad humana no ha tenido éxito todavía es porque la fuerza de la razón no puede competir con la razón de la fuerza.

LA SIEMBRA DE LA UNIDAD.
El que usa su fuerza para liberar a los oprimidos, está sembrando las semillas de la unidad humana.

EL SOL SALE TODOS LOS DÍAS.
Negar la existencia de la lucha de clases en el mundo es como negar que el sol sale todos los días. Es cierto que las nubes pueden impedirnos que veamos al sol, pero eso no significa que el sol no está sobre nuestras cabezas.

(Por Jesús A. Diez Canseco)