All posts by Jesus Diez Canseco

DE LA ESCASEZ A LA ABUNDANCIA

(Segundo Domingo de Tiempo Ordinario)
Domingo, 20 de enero de 2019

Distribuya esto entre los que lo necesitan.

 

Si usted quiere pasar de la escasez a la abundancia, recurra a la cooperación mutua en la producción de los bienes y luego distribúyalos entre todos de acuerdo a la nacesidad de cada uno.  De lo contrario la abundancia será tan perjudicial como la escasez.

 

Cuáles son las escaseces que sufrimos
En el nivel individual sufrimos escasez de ingresos económicos dignos, de interés en el bienestar de nuestros semejantes, escasez de paz en nuestros corazones, escasez de estabilidad, de esperanza, de valentía, de fe en nosotros mismos.

Esta es la escasez, del que no comparte.

En el nivel de la comunidad de naciones experimentamos escaseces de justicia, de igualdad, de paz, de respeto.

He aquí cómo restaurar la abundancia:
Sembrando el entendimiento, la unidad, el respeto mutuo entre los individuos y entre las naciones. Poniendo fin a las guerras, las luchas fratricidas, las agresiones militares, la imposición de sanciones económicas que postran a los pueblos en la miseria.

Recuerde que la vida en este mundo es como una boda en la que todos tenemos la responsabilidad de producir y consumir el vino del banquete.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

FROM SCARCITY TO ABUNDANCE

(Second Sunday in Ordinary Time)
Sunday, January 20, 2019

You must distribute your abundance among all

 

If you want to turn your scarcities into abundance you must resort to mutual cooperation in the production of goods and then  distribute them among all according to everybody’s needs. Otherwise your abundance will be as tragic as scarcity.

 

 

What are our scarcities
At the individual level, we are running out of economic means for survival, of willingness to care for our fellowmen, of peace, of joy, of patience, of hope, of courage, and even faith in ourselves.
At the collective level, we are running out of justice, equality, peace and respect among nations.

You will live in scarcity if you don’t share your abundance

 

How to restore abundance
In order to restore abundance:
We must restore peace, mutual respect, cooperation, and understanding among individuals and nations.  We must eradicate aggression, predatory wars, and economic policies that produce hunger and starvation all over the world.

 

Remember that life is like a wedding where we all have the responsibility of producing and consuming the wine of the banquet.

(By Jesús A. Diez Canseco)

EL MONOPOLIO DE LA UNIDAD

(El Bautismo del Señor)
Domingo, 13 de enero de 2019

La multitud se unifica

 

Ser una persona significa creer que  todos los seres humanos formamos una unidad. Si no aceptamos esto, no somos personas porque nadie desea hacerse daño a sí mismo.

 

 

Por su bautismo, Jesús revela la unidad existente en Dios, la unidad entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, es decir, tres Personas que viven en una unidad inquebrantable entre ellas: La unidad de un Dios único e indivisible. Tenemos que producir la unidad entre todos los seres humanos, de lo contrario, no creemos en Dios.

Todos entran en el círculo de la humanidad

 

Nuestro mundo se halla muy distante de ese bautismo de unidad debido a las divisiones existentes entre los seres humanos. Así como Dios se hace uno con nosotros, así también nosotros tenemos que vivir en unidad con todos.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

THE MONOPOLY OF UNITY

(Baptism of the Lord)
Sunday, January 13, 2019

The multitude becomes one

To be a person means to believe that we, all human beings, are united in one humanity (otherwise we are not persons). By being united into one humanity, each person must act uprightly, because no one wants to do wrong to himself.

 

 

By his baptism, Jesus reveals to us  that he is united to every human being, just as the Father, the Son, and the Holy Spirit are three Persons who establish an unbreakable unit between them: the unity of the one and indivisible God.

Everybody is in the circle of humanity

 

 

Our world seems to be far away from that baptism of unity on account of the divisions prevalent among humans.

If we want to be united with God, we must be united with all human beings.

(By Jesús A. Diez Canseco)

LA NAVIDAD EN LOS OJOS DE MARÍA

(Cuarto Domingo de Adviento)
Domingo, 23 de diciembre de 2018

Para comprender la navidad, hay que verla con los ojos de María.

La navidad es la unión entre todos

 

La navidad es el tiempo para acercarnos los unos a los otros, para reconocer la grandeza que existe en cada uno. María no sólo se acerca a Dios sino que además lo recibe en su cuerpo de mujer.

 

El mundo debe hacerse un signo de la navidad

 

 

Al igual que María, nosotros hemos de recibir a Dios en nuestras personas y  en nuestro mundo promoviendo la paz, la justicia, el respeto mutuo.

La navidad es el tiempo de convertir nuestra flaqueza en fortaleza, nuestras cadenas en libertad, nuestras tristezas en alegrías: El Poderoso “ha hecho en mi favor cosas grandes” (Lucas 1:49). María, “la humilde esclava” del Señor se hace la madre de Dios, la madre de la humanidad.

 

La unidad entre la madre y su hijo

La navidad es el tiempo de eschuchar a Dios que nos dice que quiere hacerse UNO con nosotros. Desde que Dios tomó carne en María, ella nunca se separó de él ni él de ella. Es obvio que durante el embarazo el hijo siempre está con su madre (en el vientre de ésta). En el caso de María ella nunca se separó de su hijo ni aun después del nacimiento, y su hijo siempre permaneció “en” María.

Es necesario, pues, que Dios permanezca en nosotros en navidad y siempre.

(Por Jesús A. Diez Canseco)

CHRISTMAS IN THE EYES OF MARY

(Fourth Sunday of Advent)
Sunday, December 23, 2018

This is how Mary looks at Christmas:

Christmas is unity among us

 

Christmas is a time to be drawn closer to one another, to acknowledge the goodness in each other (Mary visits her cousin Saint Elizabeth).

 

 

The world must be a sign of Christmas.

 

 

It is the time for he nations of the world to be drawn closer to each other in peace and mutual respect.

 

Christmas is a time to turn our weaknesses into strength, our chains into freedom, our sorrows into joy. “The Mighty One has done great things for me” (Luke 1:49). Mary, the humble handmaid, the lowly servant of the Lord, becomes the mother of God, the mother of humankind.

The unity of a mother and her child

Christmas is the time to hear that God wants to be ONE with all of us, just like Mary is united with the child she conceives in her womb.
We must remain ONE in God during Christmas time and always. Christmas will make sense only if we make God part of our being, not only at Christmas time, but at all times.

(By Jesús A. Diez Canseco)

WHAT SHOULD YOU DO?

(Third Sunday of Advent)
Sunday, December 16, 2018

What should we do? (Luke 3:10).
If you want to know the answer to the question, “What should you do?”, first, ask yourself  another question: “Who are you?”

We, human beings, are the only ones who can effect a total transformation in the world. It is expected of you, it is your human vocation. We cannot live in a world where we destroy one another; we cannot live in a world we cannot change.

If she is cold, give her your coat

 

The question, “What should you do?” depends on how you conduct yourself in order to be who you are.

Behold what you should do: “Whoever has two cloaks should share with the person who has none. And whoever has food should do likewise” (Luke 3:11). In other words, all your  resources  belong to all.

If he is sad, bring him consolation

 

Who are you?: A human being!
What should you do?: Conduct yourself as a human being!

 

 

(By Jesús A. Diez Canseco)

¿QUÉ DEBES HACER?

(Tercer Domingo de Adviento)
Domingo, 16 de diciembre de 2018

“¿Qué debemos hacer?” (Lucas 3:10).
Para responder a la pregunta ¿Qué debes hacer? primero  pregúntate: “¿Quién eres?”

Si ella tiene frío, dale tu abrigo

Recuerda que todos somos capaces  de realizar una transformación total en el mundo; eso es lo que se espera de todos nosotros, esa es tu vocación.
No podemos ni debemos vivir en un mundo donde nos destruimos los unos a los otros. No es humano vivir en un mundo que no podemos cambiar.

 

 

He aquí cómo cambiarás el mundo: “El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, que haga lo mismo” (Lucas 3:11). En otras palabras, todos los bienes del mundo pertenecen a todos los hombres. Tus talentos has de utilizarlos para el bien de todos.

Si él está angustiado, llévale el consuelo

 

¿Quién eres?: Un ser humano
¿Qué debes hacer?: Comportarte como un ser humano.
Eso es lo que eres y eso es lo que debes hacer.

 

 

(Por Jesús A. Diez Canseco)

DESTRUCTION AND RECONSTRUCTION

(Thirty-third Sunday in Ordinary Time)
Sunday, November 18, 2018

A world in the process of destruction

You shall not destroy your world

 

Our world is in the process of destruction because we are suffering the tribulations of war, aggression, oppression, injustice, and selfishness. Thus, we can say symbolically that we are living under a darkened sun, darkened moon, disintegrating stars, or shaken heavenly powers. (Mark 13:25-26).

 

 

Let us rebuild our world

Rebuild the world, promote peace

In the same way the sun is supposed to give light, not darkness, so are we to promote peace, not war. In the same way the moon is to reflect the light, every man is to share in the wealth of the earth. In the same way the stars are to be permanent in the firmament, so are the achievements of man to be used for the common good of all mankind. In the same way the powers of heaven are the immutable foundation of life, so are we to seek life, not death.

(By Jesús A. Diez Canseco)

DESTRUCCIÓN Y RECONSTRUCCIÓN

(Trigésimo Tercer Domingo de Tiempo Ordinario)
Domingo, 18 de noviembre de 2018.

Un mundo que se destruye

No destruyas tu mundo

 

El mundo se destruye cuando los hombres sufren las tribulaciones de la guerra, de la injusticia, del egoísmo y de la opresión. En un lenguaje  simbólico, ello equivale a vivir  bajo un sol oscurecido, una luna sin brillo, estrellas que se desploman, fuerzas celestiales aniquiladas. (Marcos 13:24-26).

 

 

la reconstrucción

Con la paz reconstruirás el mundo

Así como la función del sol es dar luz, no oscuridad, así la naturaleza del hombre es edificar la paz, no recurrir a la guerra. Así como la función de la luna es reflejar la luz, así la función del hombre es compartir de los bienes materiales del mundo. Así como las estrellas han de permanecer en el firmamento, así el esfuerzo humano para lograr el bien común es irrenunciable. Así como las fuerzas que están en los cielos son siempre fuentes de vida, así el hombre ha de fomentar la reconstrucción, no la destrucción.

(Por Jesús A. Diez Canseco)